Pozo de Pigalo Prepirineo Cinco Villas Paisaje Protegido de Santo Domingo

En tiempo de verano, una de las preguntas más frecuentes es: ¿dónde podemos darnos un buen chapuzón?

En la La Pastora hemos recopilado los que son, en nuestra opinión, los 5 mejores rincones para ponerte a remojo tú y los tuyos:

1.- Pozo de Pigalo (Luesia)

Sin duda el más conocido y el más espectacular de todos estos lugares es el Pozo de Pigalo en Luesia. Entre afloramientos verticales de caliza queda encerrado este pozo cuya profundidad es desconocida. Las rocas que lo circundan permiten, a los más atrevidos, lanzarse al agua desde las alturas.

El entorno es precioso y queda englobado dentro del recientemente declarado Paisaje Protegido de la Sierra de Santo DomingoEn las inmediaciones se encuentra la zona de acampada de Pigalo.

Las posibilidades de excursiones senderistas alrededor son casi infinitas pero podemos destacar las rutas hacia la cumbre de Puy Moné (1.300m), el sendero al Corral de Calvo (restos de un monasterio Alto Medieval) o la excursión a las espectaculares torres de Sibirana ya en Uncastillo.

 

2.- Pozo Tronco (Biel)

En el cauce del Arba de Biel y a poco más de 1 km aguas arriba de esta población, nos encontramos un estrechamiento que el agua ha ido excavando durante miles de años en el conglomerado del fondo y que recibe el nombre de Pozo Tronco. Se trata de varias pocetas pequeñas y comunicadas entre sí por canalillos.

Estas pozas forman parte del Sendero Interpretativo del Arba, por lo que una buena idea es hacerlo completo y aprovechar este punto para refrescarse.

En las proximidades, como hemos dicho, el pueblo de Biel, uno de los más pintorescos de las Cinco Villas. Un recorrido por el barrio judío y una visita al castillo y la iglesia son de obligado cumplimiento.

 

3.- Barranco de Siaskas (Luesia)

Si eres de los que viajas en familia, el barranco de Siaskas es un enclave que no te puedes perder. El acceso se encuentra a medio camino entre Luesia y el Pozo de Pigalo y es un barranco estrecho por el que corre el agua formando pequeñas pocetas. Ideal para hacerlo con los más pequeños (siempre con la supervisión de los mayores) pues no entraña grandes riesgos.

Es como un pequeño parque acuático natural pues el ascenso supone andar sobre el cauce y sumergirse en las pocetas para poder avanzar. Más adelante los pasos se van complicando un poco y serán los mayores los que han de decidir cuando es suficiente y es momento de volver por el mismo camino.

 

 

4.- Embalse de San Bartolomé (Ejea)

Para los que buscan un espacio mayor con posibilidad de. además de bañarse, de realizar deportes acuáticos, la mejor elección es el embalse de San Bartolomé en Ejea. Creado con funciones agrícolas a partir de una preexistente laguna endorreica, este pantano de unos 6 hectómetros cúbicos de capacidad es ideal para la práctica de deportes de vela y remo. Otra posibilidad es la observación de aves que encuentran un lugar ideal en este tranquilo paraje.

En las inmediaciones hay un área de descanso y un bar con merendero abierto en determinada épocas.

 

 

5.- Pozo de Santa María (Luesia)

Aguas arriba del ya mencionado Pozo de Pigalo se encuentra el Pozo de Santa María. El accesso se ha de hacer a pie por un sendero señalado que va atresando el cauce.

Es también un pozo grande y de los más bonitos de la comarca y cuenta con el aliciente de que, en verano, hay mucha menos gente pues la mayor parte está en el vecino Pigalo. Si eres de los que buscan la soledad a toda costa, el Pozo de Santa Maria es tu lugar de baño.

 

En definitiva, estas son algunas de las mejors propuestas, no todas, para refrescarte en verano en las Cinco Villas aprovechando para realizar excursiones senderistas, en BTT y visitas culturales en los pueblos de la zona.

Y si eres más “urbano” en verano tienes las piscinas municipales de Uncastillo, posiblemente las mejores de las Cinco Villas.

Prepara tu bañador, la gafas, la toalla…. ¡Te esperamos en Uncastillo!